PSICOLOGÍA BIODINÁMICA

Psicología biodinámica, por el lnstitute for Biodynamic Psychology.

La psicología biodinámica, creada por la psicóloga y fisioterapeuta noruega Gerda Boyesen, estudia y trata los procesos psicológicos en el contexto de toda la gama de procesos vitales de una persona. Se considera que los procesos de da mente» y del «cuerpo» son aspectos interfuncionales de un único desarrollo biodinámico.

Inclusión de la neurosis:

Por consiguiente, la terapia biodinámica abarca muchas actividades relacionadas con las tensiones y restricciones corporales, utilizando técnicas especiales de masaje y movimiento, y dedica una atención particular a la expresión corporal de la persona. Puesto que la neurosis es un desarrollo tanto fisiológico como psicológico, la persona incorpora literalmente sus neurosis.

Cada emoción, cada impresión, cada frustración tiene una consecuencia fisiológica directa sobre la persona, así como una consecuencia psicológica. Cuando las emociones no son expresadas repetidamente y los conflictos permanecen sin resolver, estas consecuencias adquieren una naturaleza crónica. La tensión se acumula, capa tras capa, hasta que se desarrollan síntomas neuróticos; en algunos casos principalmente somáticos, en otros principalmente de comportamiento. Esto resulta particularmente penoso en los primeros años de vida, cuando afecta al desarrollo tanto físico como mental y emocional del niño.

Autocuración y autorregulación

No obstante, un organismo sano tiene el poder de expresar, resolver y digerir incluso consecuencias emocionales severas, siempre y. cuando existan las condiciones necesarias de paz y seguridad. Solamente cuando una persona pierde su inherente capacidad natural de autorregulación y autocuración, aparece la neurosis. La terapia biodinámica intenta compensar esta pérdida o disminución de la capacidad de autorregulación, y alcanzar el «núcleo vivo» del paciente, estimulándolo y. alentándolo a expandirse.

La personalidad primaria y el acorazamiento muscular 

Muy a menudo, este núcleo vivo o personalidad primaria queda sepultado bajo una «personalidad secundaria» que desarrollan los niños en crecimiento, a fin de hacer frente a un medio ambiente hostil. Esta personalidad secundaria corresponde a los conceptos de «acorazamiento muscular» y «acorazamiento caracterológico» elaborados por Wilhelm Reich. Con esta personalidad secundaria, una persona no sólo se protege de los estragos del medio ambiente exterior, sino también de sus propias emociones desagradables; desagradables debido a que el medio ambiente que le rodea no puede aceptarIas. Por ejemplo, un niño que es castigado frecuentemente por expresar su enojo, puede reprimir literalmente su enojo mediante un esfuerzo muscular.

Finalmente, este proceso represivo se transforma en parte de la estructura corporal (acorazamiento muscular), y el niño ya ni siquiera .siente su enojo (acorazamiento caracterológico). Gerda Boyesen ha llevado aún más lejos esta idea, cOn sus conceptos de «acorazamiento visceral» y «acorazamiento de tejidos».

Ciclos emocionales y psicoperistalsis 

El concepto de los ciclos emocionales tiene una gran importancia en psicología biodinámica, no solamente en su aspecto psicológico, sino también como proceso corporal. El ascenso y descenso de las emociones precipita una amplia secuencia de cambios fisiológicos a nivel microscópico, que incluyen reorganizaciones vasomotoras (la «circulación sanguínea emocional»). Cuando termina el estado emocional, estos procesos corporales deberían regresar a un estado normal, lo que sucede en un organismo sano. Podemos trascender el estado emocional completamente, siempre y cuando los efectos corporales de la emoción sean eliminados totalmente del organismo. Según la teoría de Gerda Boyesen, los procesos peristálticos de los intestinos (por ejemplo, los ruidos del vientre) desempeñan un papel de primer orden en este proceso de eliminación. Además de desempeñar un papel importante en los procesos digestivos, las ondas peristálticas también son producidas en respuesta a uno presión del organismo asociada con la tensión emocional. Gerda Boyesen ha denominado a este aspecto de su funcionamiento.

Psicoperistalsis:

La psicoperistalsis elimina literalmente del cuerpo los efectos residuales provenientes de un estado emocional concreto. Pero esta fase psicoperistáltica, mediante la que se completa el ciclo emocional, tan sólo puede tener lugar en condiciones de paz y seguridad, cuando el organismo ya no se encuentra en estado de alerta. Acorazamiento de los tejidos y acorazamiento visceral Cuando una persona vive en una atmósfera de tensión y conflictos, no pudiendo nunca sentirse profundamente segura, se inhibe la psicoperistalsis.

Finalmente, los músculos intestinales pierden la capacidad de resppnder a las presiones que deberían estimular el funcionamiento psicoperistáltico. Esta pérdida de respuesta constituye un acorazamiento visceral. Al perderse estu función autorreguladora, el cuerpo nunca se encuentra totalmente libre de tensiones. Si se produce una función psicoperistáltica deficiente, también se produce una circulación deficiente de los líquidos del cuerpo y, por ende, los tejidos no se limpian adecuadamente. Por consiguiente, las bioenergía no puede circular con libertad.

Fuente: Terapias Mente Cuerpo Alma

Anuncios

Aporta lo que quieras

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s