LA GLÁNDULA DEL TIMO

La glándula timo controla y regula el flujo de energía, poniendo inmediatamente en marcha muchas medidas correctoras que contrarrestan los desequilibrios y ayudan a alcanzar un equilibrio y armonía de la energía corporal.

La glándula timo constituye el enlace o eslabón entre la mente y el cuerpo, siendo el primer órgano en verse afectado por las actitudes mentales y el stress; es la sede o asiento de la energía vital.

Una glándula timo sana y activa contribuye a una salud vibrante y positiva.

Cuando esta glándula está activa, el organismo no envejece

El “timo está en la zona central del pecho, detrás del esternón, pegadita al corazón. “. Está justamente en ese sitio en el que apoyamos el dedo cuando le decimos a alguien: ¿Quién… Yo?.”

El timo se desarrolla normalmente hasta la adolescencia, y a partir de ahí empieza a encogerse, a atrofiarse, aunque en realidad sigue funcionando toda la vida.

Pero hay más, mucho más, el enojo y el estrés perturban el equilibrio de los dos hemisferios cerebrales. Desaparece la capacidad de resolver problemas creativamente. Los resultados positivos no llegan, el enojo se hace mayor…
El timo es muy sensible a los estados de ánimo y su vitalidad se ve afectada por el estrés, por la ira, por el amor, por el odio y se activa con la alegría y se aletarga con la tristeza.

El timo está ahí para protegernos de las invasiones de microbios y toxinas poniendo en marcha un ejército de células de defensa, pero también es sensible a luces, colores, olores, sabores, gestos, presiones, vibraciones, sonidos, palabras y actitudes.

Cuando tenemos pensamientos negativos hacemos reaccionar al timo pero, como realmente no se está produciendo ninguna invasión bacteriana, lo único que conseguimos es hacerle trabajar en balde y debilitarlo; sin embargo, los pensamientos positivos lo fortalecen porque se activa pero no pone en marcha sus funciones defensivas.

Ejercitando el timo podemos mantener activo el sistema inmunitario y alejar el peligro de las infecciones, también la estimulación de la glándula timo produce un equilibrio de la actividad entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.

Hay un ejercicio muy antiguo que activa el timo con eficacia y que sólo lleva unos segundos: primero separas los pies de manera que queden a la misma distancia que hay entre los hombros, doblas ligeramente las rodillas apoyando el peso sobre los dedos de los pies y, cuando ya estás en posición, cierras la mano (la que quieras) y te golpeas con los nudillos en el pecho, justo sobre el timo, con un toque fuerte seguido de dos más débiles. Con unas 20 series es suficiente. Esta estimulación vitaliza la glándula, nos protege de las infecciones y estimula otros órganos anexos como el corazón, además de los bronquios y la garganta. Amemos nuestro corazón.

http://www.youtube.com/watch?v=uyJKUfhIOtY

Anuncios

Aporta lo que quieras

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s